Actualización en artrosis

La revista Atención Primaria dedica su suplemento del mes de enero de 2014 a una amplia actualización en materia de artrosis, a cargo del grupo de trabajo de enfermedades reumatológicas de la semFYC.

En él se incluye amplia información, sobre la definición, etiopatogenia, factores de riesgo y clasificación de la patología. A su vez, se describe la clínica que presentan los pacientes en función de las posibles localizaciones de la artrosis: rodilla, cadera, manos, columna (las más habituales), así como hombro, codo y tobillo (de menor frecuencia), y sus características específicas.

Se dedican 2 capítulos a las distintas técnicas de diagnóstico: radiología simple (de primera elección para el médico de familia), ecografía, tomografía computerizada, resonancia magnética y análisis de líquido sinovial.

Para la evaluación del paciente y su seguimiento, se detallan los principales métodos de valoración del dolor: escala analógica visual, escala Likert, WOMAC, etc. y de la capacidad funcional: escala WOMAC, índice Lequesne y cuestionario de discapacidad del HAQ.

AP_semfycEn el apartado de tratamiento, se describen tanto las medidas no farmacológicas: ejercicio, pérdida de peso, ortesis y terapia manual, como las farmacológicas: paracetamol (dosis entre 1 y 4 g/día aunque dosis >2 g/día pueden provocar efectos adversos gastrointestinales similares a los de los AINE y alteraciones de la presión arterial); antiinflamatorios no esteroideos tradicionales (ibuprofeno, diclofenaco, naproxeno – en artrosis deben recomendarse a la menor dosis posible y revaluar su indicación periódicamente en función de la respuesta y posibles efectos adversos–); inhibidores de la COX-2 (celecoxib); otros antiinflamatorios y antireumáticos no esteroideos (condroitín sulfato y glucosamina –avalados  por las guías EULAR, SER y SEMERGEN– y diacereina –sin aval en distintas guías nacionales e internacionales y bajo recomendación de suspensión de autorización por la Unión Europea por motivos de seguridad–); opioides (tramadol, buprenorfina, fentanilo, oxicodona); tratamientos tópicos (AINEs y capsaicina); y por último, corticoides intrarticulares (restringidos a 3 infiltraciones por año y no recomendados en artrosis de manos).

En lo que se refiere al tratamiento quirúrgico, se describen las intervenciones artroscópicas: lavado articular, desbridamiento articular, artroplastia abrasiva, sinevectomía artroscópica, y la cirugía conservadora de la articulación: osteotomía, prótesis unicompartimental de rodilla, prótesis de superfice y prótesis total de cadera y/o rodilla.

En definitiva, un extenso compendio con información actualizada a todos los niveles en materia de artrosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.