Artrosis y menopausia

Los expertos ven necesario profundizar en la relación fisiopatológica entre la menopausia y posmenopausia y el aumento del riesgo de artrosis. De hecho existen numerosos estudios in vitro que destacan la importancia de los estrógenos para el funcionamiento del condrocito, ya que tanto en el cartílago como en las células óseas existen receptores estrogénicos alfa y beta.

Según dichos estudios los cambios estructurales y funcionales en la articulación de la mujer menopáusica y posmenopáusica tienen que ver con el lógico envejecimiento articular pero además están relacionados con la pérdida de estrógenos. Es por ello que el papel del ginecólogo cobra especial importancia, ya que a menudo es el especialista que detecta los primeros síntomas de la artrosis en sus pacientes.

SAMEMUn diagnóstico precoz y un tratamiento personalizado pueden ser claves en este aspecto, por lo que actualmente los esfuerzos de la investigación se están centrando en la genética. Según afirmó el director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer, el doctor Palacios, «Cuando un ginecólogo trata la artrosis de una mujer menopáusica siempre es con el objetivo de evitar que tenga que acabar en una prótesis, por eso es importante que se empiece a tratar desde las primeras etapas de la enfermedad».

El doctor Palacios recordó durante el cuarto Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer la importancia de la genética en la artrosis, y presentó al respecto un nuevo test de ADN que permitiría identificar a las pacientes con un peor pronóstico de artrosis de rodilla, que “resulta de gran utilidad a la hora de tomar decisiones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.