Cambios de tiempo y dolor articular: ¿cuál es la relación?

Algunas personas afirman que el mal tiempo afecta a sus articulaciones; «sienten» que sus síntomas empeoran, y que por tanto va a llover. El estudio más amplio llevado a cabo para determinar si esto es cierto ha determinado que existe una conexión entre cambios de tiempo y búsquedas en internet sobre dolor articular, pero no en el sentido que esperaban los investigadores.

Buen tiempo, actividad física, dolor articular

Los hallazgos, publicados por la revistas PLOS ONE, indicarían que el nivel de actividad de la población aumentaría con la subida de temperaturas, pero sólo hasta cierto punto. En opinión de los investigadores que han llevado a cabo el estudio, es más probable que este aumento de actividad sea la causa del dolor, más que el mal tiempo, lo que provoca que la población haga búsquedas online sobre problemas articulares. «Nos quedamos sorprendidos de cuán consistentes eran los resultados con las temperaturas en todas las ciudades del país», afirma Scott Telfer, uno de los autores del estudio.

Los investigadores utilizaron Google Trends, un recurso que proporciona datos de uso global del motor de búsqueda Google. Definieron una serie de palabras clave y frases sobre dolor de cadera, rodilla y artritis. Como control, utilizaron búsquedas sobre dolor estomacal. A continuación, compararon los resultados de estas búsquedas con la meteorología diaria en las 50 ciudades más pobladas de los EE. UU durante cinco años, desde el 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2015. Los datos meteorológicos constaban de temperatura, precipitaciones, humedad relativa y presión barométrica, variables que habían sido asociadas a dolor musculoesquelético en otros estudios. De las variables meteorológicas, tan sólo se hallaron relaciones estadísticamente significativas con temperatura y precipitaciones, y tan sólo con búsquedas de dolor de cadera y de rodilla. Las búsquedas sobre artritis, que, según Telfer, eran el principal motivo del estudio, no presentaron correlación discernible con los factores climatológicos.

A medida que las temperaturas iban es ascenso, desde -5 ºC hasta 30º C, los investigadores vieron que las búsquedas sobre dolor de rodilla y de cadera también ascendían de forma constante. Las búsquedas sobre dolor de rodilla alcanzaron su punto más alto a los 23º C, y descendían a partir de entonces: con temperaturas muy calurosas, eran menos frecuentes. Las búsquedas sobre dolor de cadera alcanzaron su punto más alto a los 30ºC, para luego descender. Lejos de aumentar las búsquedas, la lluvia reducía las búsquedas en ambos tipos de lesión articular. Las búsquedas de dolor de estómago cumplieron bien su función de control: el volumen de búsqueda era mayor con extremos de altas y bajas temperaturas y remitían con temperaturas suaves. Esta pauta era muy diferente con respecto a las búsquedas de dolor de rodilla y cadera.

Debido a que las búsquedas sobre dolor de rodilla y cadera se incrementaban a medida que las temperaturas aumentaban (pero descendían cuando el calor se hacía excesivo), y que los días de lluvia tendían a reducir las búsquedas en internet de cuestiones relacionadas con el dolor de cadera y de rodilla, los investigadores deducen que «los cambios en los niveles de actividad física» era la causa principal de dichas búsquedas. «No hemos hallado ningún mecanismo que asocie temperatura ambiental con dolor. Pero creemos que una explicación mucho más probable sería el hecho de que la gente es más activa en días de buen tiempo, y por tanto es más propensa a padecer dolor por lesiones de desgaste o rotura, y en consecuencia a buscar por internet información al respecto. Esta es la hipótesis que exploraremos a continuación», concluye Telfer. Y añade: «Lo interesante de utilizar datos de internet es que las búsquedas por la red son, cada vez más, la primera medida de la población cuando experimenta síntomas de mala salud».

tiempo y dolor articular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.