¿Demasiado pronto? La cirugía de reemplazo de rodilla en casos leves no supone una mejora significativa de la calidad de vida

Un nuevo estudio pone en cuestión la idoneidad de la cirugía de reemplazo articular en casos leves de artrosis, y plantea la necesidad de priorizar intervenciones más conservadoras. Según sus hallazgos, la cirugía de reemplazo de rodilla en casos leves es “económicamente poco atractiva”, pues la escasa mejoría en la calidad de vida de los pacientes no justifica los recursos sanitarios y económicos empleados.

Optimizar tratamiento y ahorrar costes

Podrían ahorrarse muchos costes si se optase por intervenir sólo a los pacientes con artrosis de rodilla más sintomática” afirma el Dr. Bart Ferket, autor principal del estudio. “Nuestros hallazgos enfatizan la necesidad de investigaciones adicionales que comparen los reemplazos totales de rodilla con intervenciones menos caras y más conservadoras, en particular en pacientes con síntomas menos severos”. Aproximadamente un 12% de los adultos estadounidenses padecen artrosis de rodilla. El porcentaje de reemplazos totales de rodilla se ha duplicado desde el 2000, en parte debido a que cada vez más pacientes con síntomas leves son seleccionados para someterse a esta intervención. El número de procedimientos realizados por año supera en la actualidad los 640.000, con un coste total anual de unos 10.200 millones de dólares. No obstante, la mejora en la calidad de vida sólo es significativa en aquellos casos con síntomas más severos.

Un equipo de investigadores de la Escuela Icahn de Medicina del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, EE. UU, y del Centro Médico de la Universidad Erasmus de Rotterdam, Holanda, se propusieron evaluar el impacto del reemplazo total de rodilla sobre la calidad de vida en personas con artrosis, empleando para ello la escala QALY (Quality Adjusted Life Years, o Años de Vida Ajustados por Calidad) para mesurar la calidad de vida con respecto al grado de sintomatología de la artrosis durante los años de vida. A tal fin, analizaron datos de dos cohortes estadounidenses: 4.498 personas con artrosis, o con elevado riesgo de padecerla, de la OsteoArthritis Initiative (OAI), y 2.907 participantes en la Multicenter Osteoarthritis Study (MOST). Se realizó un seguimiento de los participantes en ambos estudios: nueve años para los primeros y dos para los segundos. La calidad de vida fue determinada mediante la escala SF-12, además de otras escalas específicas para la evaluación de la artrosis.

Operar en el momento adecuado

Los datos analizados revelaron que la intervención de reemplazo mejoraba levemente la calidad de vida en pacientes con casos leves. Las mejoras de calidad de vida fueron más elevadas en pacientes con resultados de calidad de vida más bajos antes de la intervención quirúrgica. Un análisis de relación coste-efectividad reveló que la práctica actual era más cara y en algunos casos aún menos efectiva en comparación con escenarios en los que el reemplazo total de rodilla se realizaba únicamente en pacientes con puntuaciones de calidad de vida más bajas.

“Nuestros hallazgos podrían optimizar la realización de operaciones de reemplazo de rodilla en base a una mejor relación coste-efectividad, identificando a aquellos pacientes que se beneficiarán más, realizando el tratamiento en el momento correcto de la progresión de la enfermedad, y optimizando el coste de forma que podamos proporcionar este tratamiento a todos los que lo necesiten”, remarca la Dra. Madhu Mazumdar, coautora del estudio.

surgery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.