Dra. Sañudo: El papel de la nutrición y la rehabilitación en la artrosis

Desde las etapas iniciales de la artrosis es necesaria la actitud terapéutica preventiva, dirigida a la protección del cartílago, con el objetivo de reducir el dolor y la discapacidad, mejorar la calidad de vida y retrasar la necesidad de tratamientos quirúrgicos”. Este es el punto de vista que la Dra. Isabel Sañudo, Jefe de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Clínic de Barcelona, expuso en una tribuna de opinión en Diario Médico.

Equilibrio nutricional y ejercicio, la mejor prevención

86535480Según esta especialista, la mejor prevención es demorar la aparición o progresión de la artrosis con equilibrio nutricional y ejercicio, evitando en lo posible, los factores de riesgo como la sobrecarga articular, el sobrepeso y la obesidad.

Expone que, a nivel nutricional, se estudia cómo podrían afectar en la artrosis los niveles de vitaminas,  minerales y ácidos grasos omega-3 en relación con el aumento de la síntesis de colágeno y reducción de la inflamación. La vitamina C estimula la producción de colágeno, la vitamina D participa en la síntesis de proteoglicanos y la vitamina E mejora la protección de la matriz del cartílago por el aumento de crecimiento de los condrocitos. El selenio, el zinc y el cobre y el manganeso, así como los ácidos grasos poliinsaturados, parecen estar implicados también, en los procesos de elaboración del colágeno y en la reducción de la inflamación del cartílago.

Según la OARSI, la sobrecarga articular y el sobrepeso afectan de forma acusada a las articulaciones. Solo con un incremento de 2 unidades en el índice de masa corporal puede aumentar el riesgo de artrosis de rodilla en un 36%. Hay estudios que confirman que la reducción del peso disminuye los dolores articulares de la artrosis de rodilla. La capacidad de remodelación de la matriz extracelular del cartílago, así como la masa y fuerza muscular disminuyen con la edad. Por ello el ejercicio terapéutico, la actividad física moderada y los tratamientos de protección tisular, son también medidas preventivas y terapéuticas a considerar en el control de la artrosis, sobre todo para las articulaciones que soportan carga.

Programas de ejercicio aeróbico y ejercicio de fuerza

86535652Además, especifica que la combinación de ejercicio aeróbico y entrenamiento de fuerza es el método más asequible para realizar de forma supervisada o domiciliaria y se recomienda realizar por tiempo mínimo de tres meses, asociado a los tratamientos de protección articular. El ejercicio aeróbico o cardiovascular puede programarse como actividad física, 5 días a la semana, a base de caminata, bicicleta estática o elíptica. Se realiza durante 30-40 minutos por sesión, a una intensidad del 50% a 70% de la frecuencia cardíaca basal. La actividad física  de fuerza se establece mediante un calentamiento previo seguido de series de 10 a 12 repeticiones del ejercicio a realizar, a modo de circuito sobre los grupos musculares a entrenar. Se realiza 3 días a la semana y se puede aumentar la fuerza progresivamente con pesas, aclimatándose a las características individuales y a la respuesta muscular.

Comentarios

    • Hola Pilar,
      Muchos frutos secos son ricos en magnesio, al igual que el chocolate negro.
      Por otra parte la vitamina C es la que ayudará a tu cuerpo a producir colágeno. Los cítricos contienen esta vitamina.
      Gracias por participar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.