El condroitín sulfato ha demostrado actuar sobre las tres estructuras de la articulación afectadas por la artrosis

El concepto de artrosis ha cambiado. Ya no se puede considerar más la enfermedad de un solo tejido, el cartílago, sino que se trata de una enfermedad crónica de toda la articulación. Y el condroitín sulfato ha demostrado actuar sobre las tres estructuras principalmente afectadas –cartílago, membrana sinovial y hueso subcondral- constituyendo a su vez, una opción de tratamiento efectiva y segura para los pacientes con artrosis

Esta afirmación es fruto del artículo de revisión realizado por cinco reputados expertos internacionales especializados en artrosis que se acaba de publicar en la revista Current Medical Research and Opinion.

Efectos beneficiosos y evidencia clínica del fármaco:

  • Ejerce un efecto beneficioso sobre el metabolismo de las diferentes líneas celulares: condrocitos, sinoviocitos y células del hueso subcondral, todas involucradas en la artrosis.
  • Aumenta el colágeno tipo II y la síntesis de proteoglicanos en condrocitos articulares humanos.
  • Reduce la producción de algunos de los factores pro-inflamatorias y proteasas para reducir el proceso de la muerte celular y mejorar el equilibrio anabólico-catabólico de la matriz extracelular del cartílago.
  • Eficacia en el tratamiento sintomático de la artrosis (dolor y capacidad funcional).
  • Reducción pequeña, pero significativa, de la tasa de disminución del espacio intraarticular en artrosis de rodilla.
  • Perfil de seguridad favorable en comparación con otras terapias utilizadas en la artrosis.

Uso del condroitín sulfato de grado farmacéutico

En dicho artículo se sugiere usar el condroitín sulfato de grado farmacéutico en lugar de suplementos alimenticios para el tratamiento de la artrosis y también recuerda que este fármaco está recomendado por sociedades internacionales como la Liga Europea de Reumatología (EULAR) y la Sociedad Internacional de Investigación en Artrosis (OARSI).

Referencia del artículo: Hochberg M, Chevalier X, Henrotin Y, Hunter DJ, Uebelhart D. Curr Med Res Opin 2013; 29 (3): 1–9.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.