El factor genético de la artrosis

Los avances que se están produciendo durante estos últimos años en el campo de la secuenciación genómica están abriendo camino a toda una revolución en la medicina, tanto en la prevención como en el tratamiento de las enfermedades. La medicina personalizada también ha dado sus frutos en el área de la artrosis, con interesantes hallazgos en lo que se refiere a las proteínas responsables de los procesos inflamatorios de la enfermedad, entre otros.

Recientemente hemos sido testigos de la llegada de su aplicación a las consultas, en forma de test genético. Arthrotest es el primer test diagnóstico de salud articular, capaz de detectar a los pacientes con peor pronóstico de artrosis de rodilla y que tengan un riesgo elevado de acabar necesitando una prótesis en un breve periodo de tiempo.

El estudio clínico más reciente sobre este nuevo test se ha publicado esta semana en la revista Rheumatology. Para realizar dicho estudio, se realizó un seguimiento de 4 años a 282 pacientes caucásicos mayores de 40 años diagnosticados de artrosis de rodilla primaria, analizando sus radiografías junto a su historial clínico y otras variables como el género y la edad.

A partir de dicho análisis se clasificó a los pacientes en dos grupos: los que tenían un mal pronóstico (quienes necesitaron una prótesis en el arco de 8 años), y los que tuvieron una progresión más lenta de la enfermedad o de pronóstico favorable.

Basándose en la variable clínica de la edad en el momento del diagnóstico y en 8 SNPs (Single Nucleotide Polymorphisms), se elaboró un modelo matemático predictivo que fue validado clínicamente en una segunda población de pacientes. Concretamente, los SNP contribuyen en un 78% al modelo predictivo de Arthrotest, mientras que la variable clínica lo hace en el 22% restante.

Este test de ADN que consiste en tomar una muestra de saliva de la boca del paciente, permitirá identificar a los pacientes que tengan un mayor riesgo de acabar necesitando una prótesis de rodilla en un corto periodo de tiempo.

Según el doctor Francisco J. Blanco, reumatólogo del INBIC y uno de los principales investigadores del estudio, “el curso clínico de la artrosis de rodilla es muy variable”, y “la genética puede jugar un papel importante: la progresión rápida de la artrosis de rodilla es hereditaria en un 60 o 70%”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.