El tratamiento de la artrosis apuesta por proteger la articulación

Actualmente son dos los grupos terapéuticos que dominan el tratamiento de la artrosis, por un lado aquellos fármacos que básicamente reducen el dolor (antiinflamatorios y analgésicos) y por otro lado los que retrasan la progresión y también eliminan el dolor (condroprotectores). Las innumerables variables con que cursa la enfermedad hacen que “cada paciente sea diferente y se presente además una idiosincrasia a la hora de establecer determinados tratamientos”, explica el doctor Sergio Giménez, coordinador del Grupo de Trabajo de Aparato Locomotor de SEMERGEN en un artículo publicado el pasado sábado, en la sección de salud del portal de noticias Europa Press.

Un tratamiento de larga duración

La noticia señala que a la hora de establecer un tratamiento, además de tomar en cuenta la edad, el estado físico, el sobrepeso o la obesidad; el especialista debe ser consciente de que la mayoría de los enfermos tiene alguna otra enfermedad asociada. Enfermedades como: hipertensión arterial (en un 57% de los casos), diabetes (en un 19% de los casos) o cardiopatías (en un 10% de los caso). Además, lo normal es que no haya una sola articulación afectada.

Partiendo de estas premisas, hay que considerar un tratamiento de larga duración que quite el dolor y baje la inflamación. Por tanto, el tratamiento ha de ser lo suficientemente inocuo y seguro para que permita ser administrado durante largo tiempo. (…) Se está tratando una enfermedad grave, inflamatoria y crónica”, añade el Dr. Giménez.

¿Cuál es la realidad?

La noticia sostiene, que la tendencia en España hasta la fecha, indica que un 70% de los enfermos recibe analgésicos y, en la misma proporción, se prescriben antiinflamatorios no esteroideos (AINE); además, el 43% toma ambos medicamentos; y menos del 15% toma algún fármaco Sysadoa (el condroitín sulfato y el sulfato de glucosamina, son las sustancias más frecuentes). Otro dato relevante, señala que algo más del 60% de los encuestados recibía algún fármaco gastroprotector para evitar los daños de los AINE.

El Dr. Giménez, expresa su opinión sobre el uso de condroprotectores en la artrosis: «ya no son nuevos y han demostrado su eficacia y eficiencia en pacientes con artrosis«, además añade: «son fármacos muy seguros«. Explica que actualmente están indicados en largos tratamientos, ya que permiten períodos de descanso cada tres meses, en pacientes con alta comorbilidad que es lo más común en estos pacientes, que no puedan tomar AINE o bien que estén polimedicados.

¿Qué dicen las guías científicas?

Por último, destacamos las declaraciones del el Dr. José Francisco Horga, jefe de Servicio de la Unidad de Farmacología Clínica del Hospital Universitario de Alicante, que declaró: «Es interesante ver que en todos los metanálisis, el sulfato de condroitina es el único fármaco que tiene entre dos y tres veces más capacidad analgésica que los analgésico«, además «es probablemente uno de los pocos recursos que tenemos para evitar la progresión de la artrosis».

Podéis leer la noticia completa aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.