Eliminar células viejas para revertir la progresión de la artrosis

Un estudio publicado en Nature Medicine sugiere que la eliminación farmacológica de células senescentes de las articulaciones podría detener e incluso revertir la progresión de la artrosis. Este método abre nuevas vías para el tratamiento de la artrosis.

Eliminar células senescentes para fomentar la regeneración del cartílago

Estas conclusiones reforzarían un número creciente de pruebas de que las células senescentes contribuyen a las enfermedades asociadas al envejecimiento, además de demostrar que la utilización de métodos para eliminarlas de la articulación no sólo reduce el desarrollo de la artrosis postraumática, sino que crea un ambiente en el que el cartílago puede crecer y reparar las articulaciones. Las células senescentes se acumulan en los tejidos según vamos envejeciendo y son parte normal del proceso de curación y reparación de lesiones. Estas células emiten mensajes que «llaman» a las células inmunitarias y de otros tipos para que acudan al tejido dañado a limpiar y reconstruir.

No obstante, en tejidos articulares, como el de la rodilla, y en particular en el cartílago, con frecuencia estas células senescentes no son eliminadas de la zona después de la lesión. Su presencia prolongada desencadena una cascada de eventos que da inicio al desarrollo de la artrosis. «La combinación de células senescentes asociada a la edad con traumatismos causa un doble impacto», afirma la Dra. Jennifer H. Elisseeff, una de las autoras del estudio e investigadora en el Departamento de Ingeniería Biomédica en la Universidad Johns Hopkins (Maryland, EEUU).

¿Revertir la artrosis con una única inyección?

Los investigadores inyectaron en un modelo murino un fármaco experimental denominado UBX0101 que se ha descubierto que elimina células senescentes. Los investigadores inyectaron UBX0101 en las articulaciones de ratones jóvenes 14 días después de haber sufrido un traumatismo, cuando la degradación del cartílago ya había comenzado, observando que la acción del fármaco reducía la presencia de células senescentes en casi un 50 por ciento. Asimismo, los investigadores monitorizaron la expresión genética en ratones bajo tratamiento, viendo que los genes asociados al crecimiento de cartílago reparador se activaron en la articulación después del tratamiento. Se realizaron experimentos similares en ratones más viejos, los cuales presentaron diferencias clave con respecto a los jóvenes. Antes del experimento, los ratones más viejos tenían un cartílago más delgado en las articulaciones y grados de dolor más elevados. Después del tratamiento con el fármaco experimental, los ratones más viejos presentaron reducción del dolor, pero no presentaron signos de regeneración del cartílago.

Con el fin de evaluar el potencial de uso de UBX0101 para el tratamiento de humanos, los investigadores probaron el fármaco en cultivos de células de cartílago humano de donantes con artrosis clínicamente severa (pacientes que habían sido sometidos a reemplazo total de rodilla debido a daños causados por la artrosis). El grupo de Elisseeff insertó dichas células en estructuras 3D en el laboratorio. Las estructuras 3D imitan la forma en que los tejidos cartilaginosos crecen en el cuerpo. Al exponer a dichas células al UBX0101 durante cuatro días, se observó que el número de células senescentes se redujo drásticamente; además, el tejido comenzó a formar nuevo cartílago. «Lo más impactante de los resultados con tejido humano es el hecho de que la eliminación de células senescentes tuvo un profundo efecto en el tejido de pacientes con artrosis muy avanzada, lo cual sugiere que podría ser beneficioso incluso pacientes con enfermedad avanzada», comenta Elisseeff.

Los autores del estudio señalan una limitación del tratamiento: el breve tiempo que UBX0101 permanece en la rodilla. No obstante, ya están trabajando en la solución para este problema, más concretamente en un inyectable. Los investigadores creen que UBX0101 podría utilizarse clínicamente en forma de una inyección de un solo uso: una vez eliminadas las células senescentes, no serán necesarias inyecciones adicionales.

inyección rodilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.