Hombres y mujeres no se adaptan por igual al reemplazo de cadera

Un nuevo estudio presentado en noviembre en la reunión del Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology, ACR) ha descubierto que la respuesta a la cirugía de reemplazo articular no es la misma en hombres que en mujeres, lo cual podría requerir el desarrollo de programas de rehabilitación específicos en función de si el paciente es hombre o mujer.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Illinois y dirigido por la Dra. Foucher, analizó a 124 individuos (64 mujeres y 60 hombres) antes y después de haber recibido un reemplazo total de cadera. Se valoraron resultados de dolor, rango de movimiento, fuerza, entre otros. Los participantes en el estudio tenían una edad media de 61 años y un IMC (Índice de Masa Corporal) promedio de 29.

Los resultados del estudio mostraron que los cambios antes y después del postoperatorio en el dolor y la función tenían un impacto diferente en la fuerza de los abductores y la mecánica de marcha en hombres y mujeres. Más concretamente, la fuerza y la función de los músculos  abductores de cadera se relacionaban con una mejoría de la función en mujeres, pero no hombres.

Durante la última década, un número creciente de estudios ha sugerido que las mujeres presentan peores resultados en operaciones de reemplazo total de cadera y rodilla. Se está abordando el problema desde muchos ángulos; en el caso de éste estudio, se trataba de ver si las diferencias biomecánicas entre hombres y mujeres podrían influir en los diferentes resultados postoperatorios de uno y otro sexo. Los investigadores analizaron por separado a hombres y mujeres, comparando los resultados entre sí. Las mujeres que reportaron una mejor recuperación funcional (por ejemplo, capacidad para caminar sin cojear, o calzarse sin dificultad) presentaban una mayor fuerza en el abductor y mejor función de éste al caminar. No obstante, esta asociación no se observó en hombres. Con los datos recabados no es posible determinar la causa y el efecto de las diferencias observadas, pero sí que apunta a la posibilidad de que las prioridades de rehabilitación podrían ser diferentes para cada sexo. Es posible que centrarse en fortalecer los abductores de cadera mejorará la función de las mujeres, pero que no debe ser tan importante en hombres.

Serán necesarios más estudios, con una muestra más amplia y diferente metodología, a fin de establecer la causa del fenómeno observado antes de poder aprovechar este conocimiento y pasar a realizar recomendaciones para la práctica clínica.

quirófano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.