Impresión de cartílago en 3D ¿Ciencia ficción o realidad?

Equipos médicos de todo el mundo están experimentando con la bioimpresión para lograr fabricar órganos como vejigas, hígados o riñones. Según informa BBC Mundo, la mayor parte de esas investigaciones se encuentran en sus primeras fases pero los resultados obtenidos son prometedores y ya hay científicos que han logrado avances importantes en la creación de estructuras más simples, como piel, hueso o vasos sanguíneos.

Dr. Darryl D'Lima

Dr. Darryl D’Lima

Ese es el caso del Dr. Darryl D’Lima y su equipo de la Clínica Scripps, en San Diego, California, que han conseguido fabricar cartílago con una impresora a partir de muestras de tejidos de vaca y de seres humanos. El objetivo de la investigación es poder llegar en un futuro próximo a imprimir nuevo cartílago directamente en las articulaciones de pacientes que sufren artrosis, evitando que estos tengan que ponerse una prótesis.

«Lo bueno de la impresión en 3D es que se pueden imprimir tejidos formados por diferentes tipos de células. Además, se pueden imprimir estructuras muy finas, como las que forman un riñón, que serían muy difíciles de reproducir con los métodos tradiciones«, explica Darryl D’Lima a BBC Mundo. El problema, según el investigador, es que «intentar fabricar órganos completos con una impresora es complicado al tratarse de estructuras muy complejas«. Ese es uno de los motivos por los que D’Lima ha centrado su trabajo en la fabricación de cartílago, ya que, al no tener vasos sanguíneos ni músculos, es más sencillo de fabricar que otros tejidos.

D’Lima cree que si superan con éxito todas las trabas burocráticas –incluyendo los estudios clínicos previos en animales- en un plazo de cinco años podrían estar realizando los primeros ensayos en humanos. «Espero que algún día podamos imprimir el cartílago bioartificial directamente en la rodilla del paciente en el momento de la operación. De esta manera no necesitaríamos saber previamente cuales son las necesidades de la persona, ya que la impresora se adaptaría a cada paciente«, explica el investigador.

Además, confía en que con la técnica que están desarrollando «se puedan tratar las pequeñas lesiones que causan artrosis antes de que empeoren, evitando que sea necesario un implante artificial«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.