La artrosis infantil es excepcional, aunque las lesiones articulares predisponen a padecerla de adulto

«Los niños no padecen artrosis como la enfermedad que es en el adulto, la etiología es distinta y viene provocada por distintas causas», son palabras del doctor Rosend Ullot, presidente de la Sociedad Española de Ortopedia Pediátrica, recogidas en una interesante noticia publicada por Europa Press, y cuyo contenido más destacado queremos compartir hoy con vosotros.

El medio consultó a otro especialista: el doctor Jordi Ardèvol, traumatólogo y exjefe de los servicios médicos del FC Barcelona, el cual destacó: «la artrosis en niños es excepcional. Se podría decir que, como tal, no existe. Lo que sí pueden padecer los niños son factores que en un futuro condicionaran el desarrollo de la artrosis«.

Además el propio Dr. Ardèvol, advierte: «Por ejemplo, la artrosis de cadera que se desarrolla principalmente a partir de los 60 años, actualmente hay poblaciones de riesgo que practican algún deporte determinado que presentan artrosis de cadera ya a los 30-40 años«, ya que es cada vez mayor la presencia de artrosis en edades más tempranas que hace años.

¿Qué la puede provocar?

Según el Dr. Ullot, entre los factores asociados a su desarrollo en niños destacan:

Afirma que los microtraumatismos, pueden condenar al niño a una artrosis de adulto; es decir, que estos traumatismos pequeños pero continuos, favorecen la aparición de lesiones en el cartílago articular, y de no evitarse o amortiguarse correctamente, podrían desencadenar en artrosis. A este respecto el Dr. Ullot señala: «Debido a los microtraumatismos los niños que practican fútbol tienen mayor riesgo de desarrollar una artrosis en miembros inferiores, mientras otros deportes como el balonmano y el baloncesto pueden afectar los miembros superiores«.

La noticia señala que los deportes con mayor riesgo son el fútbol, debido a la gran cantidad de lesiones que produce en el ligamento colateral medial, los meniscos y el ligamento cruzado anterior; el baloncesto también está en la lista, donde las lesiones que afectan al tobillo y a la rodilla, por torsión o por aplicación de una fuerza lateral son las más frecuentes; y en tercer lugar se encuentra la gimnasia rítmica y deportiva, donde los micro traumatismos, la osteocondrosis (lesión del cartílago articular) y la apofisitis calcánea (sobrecarga del cartílago de crecimiento del talón) en los miembros inferiores, son las lesiones más frecuentes.

¿Cómo prevenir y evitar su desarrollo?

El Dr. Ardévol señala como primera recomendación a tener en cuenta, evitar los factores de riesgo que podrían desarrollar una artrosis de adulto, como: obesidad, sedentarismo, malformaciones de los ejes de las extremidades, etc. Además señaló: «se deben tratar los factores de riesgo predisponentes, en elemento principal es la concienciación de la familia en que debe implicarse en corregir hábitos alimentarios».

Para concluir, el especialista aconseja practicar deporte con el material adecuado a cada niño y deporte; incrementar la actividad poco a poco y en forma segura; no jugar cuando se esté muy cansado, aparezca dolor o esté lesionado; comunicarle al niño mensajes positivos sobre la seguridad, y cuando se produce una lesión es muy importante que el niño se recupere plenamente antes de reanudar la actividad deportiva.

Leer la noticia completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.