La genética es la llave para la cura de la artrosis

La investigación y el desarrollo en el campo de la genética en los últimos años, dibuja una puerta para encontrar el tratamiento de múltiples enfermedades y patologías, aún sin cura, como la artrosis. De hecho, recientes estudios epidemiológicos estiman la heredabilidad en la artrosis de rodilla en un 40%, y en el caso de la mano y la cadera, entorno a un 65%.

Asimismo, se ha demostrado que el grado de expresión de diferentes genes entre un paciente artrósico y uno sano es diferente, por lo que la herencia se convertiría en un factor sustancial para el diagnóstico y tratamiento de la artrosis.

Sin embargo, el problema que los especialistas encuentran para avanzar en este campo, es la brecha que sigue existiendo entre los marcadores genéticos observados y el riesgo esperado. Como explica en un reportaje de Diario Médico Allen Sawitzke, profesor de Reumatología en la Universidad de Utah, en Estados Unidos, «las tecnologías para examinar tal cuestión están empezando a emplearse, y el paso clave sigue siendo la definición del fenotipo». También indica que la idea de probar los múltiples marcadores para establecer el riesgo de aparición o de progresión de la enfermedad, además de seleccionar las terapias específicas, represen
tan una gran oportunidad.

Los genes candidatos

Hasta el momento existen dos aproximaciones para identificar genes que confieren susceptibilidad a enfermedades complejas como la artrosis. En la primera no se requiere un conocimiento previo de la función ni de la naturaleza del gen porque es una exploración basada en un rastreo del genoma para buscar genes asociados de alguna manera a la enfermedad. La segunda, llamada genes candidatos, está más orientada a la búsqueda de alteraciones en un gen, por lo que se requiere un conocimiento tanto de su función como de su posible papel en la enfermedad.

Diferencias étnicas

Según Sawitzke, «el efecto de una asociación entre genes difiere según la población. Por ejemplo, el GDF-5 se asocia mucho más a los asiáticos que a las personas de raza negra o blanca». Esto ayuda a determinar que existen diferencias entre razas en la heredabilidad de esta enfermedad. Sawitzke explica, que lo que la mayoría de la población quiere conocer, es qué genes están relacionados con la artrosis general, la que todo el mundo tiene riesgo de padecer.

Otros avances

Respecto a este tema, recientemente hemos publicado en nuestro blog un post sobre los últimos proyectos y avances en este campo. En abril publicamos el post sobre el proyecto Arthrosischip, un test de ADN a través de la saliva que serviría para identificar a aquellos pacientes con una alta probabilidad de que su artrosis de rodilla evolucione rápidamente. También, a principios de julio, publicamos el post sobre el estudio donde se descubrieron un nuevo grupo de genes que pueden incrementar el riesgo de sufrir artrosis, realizado por científicos británicos, este hallazgo sin duda podría conducir a nuevos tratamientos.

Sin embargo, Sawitze aclara que el camino hacía tratamientos para la prevención de la artrosis es largo. Las personas con alto riesgo de padecerla deben tener estrategias lógicas de prevención, empezando por la educación del paciente para que mantenga la fuerza muscular a través del ejercicio físico, la búsqueda del peso óptimo evitando comportamientos de alto riesgo, como el fútbol, y posiblemente la toma de complementos como el sulfato de condroitina o la glucosamina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.