Las personas con obesidad tienen menos tolerancia al dolor

Tales son las conclusiones de un estudio de la Universidad Leeds Beckett de Leeds, Reino Unido, en el que se estudió la respuesta al dolor de personas según su índice de masa corporal. El estudio demostró que las personas con obesidad experimentan más dolor, además de ser más sensibles al calor o al frío. Estos resultados reforzarían los argumentos a favor de la necesidad de programas de pérdida de peso en personas con dolor crónico.

¿Cuanta más grasa, más sensibilidad al dolor?

El equipo de investigadores dividió los 74 voluntarios participantes en el estudio en tres categorías en función de su Índice de Masa Corporal (IMC): con obesidad, con sobrepeso o con peso normal. Los voluntarios de cada uno de los grupos fueron sometidos a presión, frío y calor en dos zonas del cuerpo para evaluar su tolerancia al dolor.

En el primer experimento, se aplicó presión en la base del pulgar, una zona en la que hay poca grasa corporal, mientras que en el segundo se midió la respuesta al dolor en la cadera, el área donde se acumula la grasa sobrante. Los voluntarios debían informar a partir de qué punto la presión, el frío o el calor comenzaban a ser dolorosos. También se comprobó la sensibilidad al frío de cada voluntario haciendo que introdujeran las manos en agua helada, pidiéndoles que informasen a partir de qué momento comenzaban a experimentar dolor.

En  el grupo de personas con obesidad, los voluntarios reportaron sentir dolor a partir de presiones de unos 4,3 kg por cm², mientras que las personas con IMC normal reportaron sentir dolor con presiones de 8,6 kg por cm². Resulta interesante observar que, respecto a las personas del grupo medio, los clasificados como “con sobrepeso”, tenían una tolerancia al dolor ligeramente superior a la del grupo normal, con un umbral de dolor de 10 kg por cm².  Con respecto a la tolerancia al calor y al frío, no se detectaron diferencias significativas cuando se aplicaba en la cadera. Cuando se aplicaban en los pulgares, se identificó un pequeño aumento en la sensibilidad, lo cual sugeriría que una capa extra de grasa no protege contra las temperaturas extremas, contrariamente a lo que se cree.

Las personas con obesidad tienen más posibilidades de experimentar dolor a raíz de factores tales como el impacto mecánico en las rodillas provocado por un aumento de peso que las personas con un IMC normal”, explica el Dr. Osama Tashani, del Centro de Investigación del Dolor de la Universidad Leeds Beckett. “Pero nuestro estudio sugiere que incluso en zonas del cuerpo que no soportan peso, las personas con obesidad son más sensibles al dolor por presión”, continua el Dr. Tashani. No obstante, el grupo de personas con sobrepeso tenía el umbral de dolor más alto. Esto, comentan los autores del estudio, “…podría explicarse porque algunos de los participantes toman parte en actividades físicas, lo cual podría afectar la forma en que perciben el dolor”.

Los resultados, publicados en European Journal of Pain, demuestran que es más probable que las personas con obesidad tengan un umbral de dolor más bajo, pero también podrían sugerir que aquellos con un umbral de dolor por presión más bajo son más propensos a tener obesidad. “Podría darse el caso de que las personas más sensibles al dolor realicen menos actividad física, siendo por tanto más propensos a ganar peso y a tener obesidad”, reflexiona el Dr. Tashani.

El equipo de investigadores de la Universidad de Leeds Beckett tiene previsto llevar a cabo estudios adicionales que indaguen en los factores que hacen que algunas personas sean más susceptibles al dolor. Esto incluiría estudiar los compuestos químicos segregados por los tejidos grasos del organismo, los cuales podrían afectar la respuesta de los receptores del dolor, como ya lo hacen con otros factores asociados a la artrosis como la inflamación, como sería el caso de la leptina.

rodilla dolor

Fuente: Universidad de Leeds Beckett, Reino Unido

http://www.leedsbeckett.ac.uk/news/0317-obese-people-have-lower-pain-threshold-new-research-shows/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.