Los condrocitos in vitro no envejecen prematuramente

Un estudio publicado en la revista Cartilage ha demostrado que los condrocitos cultivados en laboratorio para la regeneración de lesiones de cartílago no envejecen precozmente, lo cual demostraría la seguridad del uso de células cultivadas in vitro para el tratamiento regenerativo de lesiones de cartílago.

El estudio, titulado Study of Telomere Length in Preimplanted Cultured Chondrocytes, analizó muestras de células de cartílago para determinar si la manipulación de estos tejidos podría provocar cambios en estas células, como por ejemplo acelerar su senescencia. En el proceso de división celular, los extremos de los cromosomas eucariotas se acortan progresivamente; este proceso se asocia a degeneración y senescencia celular. El tratamiento de lesiones de cartílago con condrocitos autólogos implica que las células proliferan en un ambiente artificial, por lo cual los investigadores estudiaron la viabilidad de los condrocitos cultivados en laboratorio tras medir la longitud de sus telómeros antes de la implantación.

«Al ser células creadas en un laboratorio, tenemos que estar muy seguros de que durante su proliferación y manejo no se alteren sus características teloméricas y no se conviertan en perjudiciales, por ejemplo cancerígenas», comenta el Dr. Pedro Guillén, reconocido especialista en medicina deportiva y uno de los autores del estudio.

Se confirma la seguridad del tratamiento con células in vitro

Los autores del estudio contrastaron la longitud de los telómeros en muestras de células aisladas de cartílago en pacientes a los que se les iba a hacer un implante de condrocitos para el tratamiento regenerativo de lesiones de cartílago articular. Este tratamiento ha dado excelentes resultados: reduce los síntomas y permite la recuperación funcional de la articulación en más de un 80 por ciento de los casos, de ahí que sea muy importante descartar que las células producidas en laboratorio no envejezcan prematuramente. Estas células, afirma el Dr. Guillén, son de buena calidad, pues continúan produciendo cartílago hialino. Los condrocitos de los pacientes participantes en el estudio fueron cultivados durante una media de unos 45 días, durante los cuales se produjo una media de 10,04 divisiones celulares.

Las células cultivadas in vitro tienen una capacidad limitada para dividirse. Cuando se sobrepasa ese límite, las células se vuelven senescentes. A ese fenómeno se le conoce como límite de Hayflick. Cuando tal cosa ocurre, en muchos casos una disfunción de los telómeros permite a las células dividirse de forma indefinida e incontrolable: es decir, se vuelven células cancerígenas. En el caso de los condrocitos, los eventos que provocan la senectud ocurren antes que en otras células: después de 30-35 duplicaciones. Las células empleadas en este estudio no sobrepasaron ese límite, pues tan sólo se hicieron unas 10 duplicaciones poblacionales. Asimismo, la longitud telomérica de las células implantadas es lo bastante larga como para considerar que sus telómeros no han alcanzado el acortamiento que se asocia a la senescencia y a posibles disfunciones.

Por tanto, el cultivo de condrocitos autólogos para implantación no está relacionado a la senescencia celular en términos de longitud de telómeros. El estudio demostraría por primera vez que el uso de condrocitos cultivados en laboratorio para tratamiento de lesiones de cartílago no acarrea riesgo oncológico o de envejecimiento cromosómico precoz.

telómeros

Fuente: National Cancer Institute, EE. UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.