Nuevos datos confirman la asociación entre los inhibidores COX-2 y el riesgo de infarto

Los AINE o antiinflamatorios no esteroideos como los inhibidores de COX-2, son el grupo de fármacos más frecuentemente prescrito para los pacientes con artrosis. Un nuevo estudio publicado en la revista Neurology analiza la relación de dichos antiinflamatorios con el riesgo de fallecimiento por fallo cardiovascular.

Para ello, los investigadores de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) analizaron los datos de 100.243 pacientes ingresados por infartos cerebrales o cardiovasculares y el número de fallecimientos tras un mes de la hospitalización en Dinamarca entre el 2004 y el 2012. Se estudió el uso que hacían estos pacientes de los AINE, analizando si los tomaban anteriormente a la hospitalización o no.

Los resultados mostraron que la tasa de mortalidad por infarto isquémico era más alta para los pacientes que hacían uso de los COX-2, especialmente para los que eran usuarios de las versiones menos recientes de estos inhibidores. Las cifras van desde un riesgo el 19%  mayor con los nuevos COX-2, hasta un 42-53% mayor con algunos de los antiguos inhibidores.

Según los autores del estudio, estos hallazgos refuerzan la tesis de que hay que poner una mayor atención a la hora de prescribir estos fármacos y “no prescribirlos a las personas con mayor riesgo de infarto”.

En el caso de pacientes con artrosis, estas recomendaciones pueden tener si cabe un mayor peso, ya que a menudo los pacientes que padecen esta enfermedad crónica también sufren comorbilidades como la hipertensión u obesidad.

AINE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.