Trabajo en equipo para una mejor recuperación tras el remplazo de rodilla

Según un artículo publicado en el Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons (JAAOS), una atención basada en el equipo formado por paciente, familiares, cirujano y otros profesionales médicos, resulta clave para obtener unos mejores resultados en pacientes con un remplazo total de rodilla.

Cuando el paciente no responde como se esperaría al tratamiento no quirúrgico como las infiltraciones, terapia física, medicación o pérdida de peso; “la cirugía es un procedimiento considerablemente eficaz”, afirma uno de los principales autores del estudio, Calin S. Moucha, MD, jefe del departamento de reconstrucción y remplazo de articulaciones en adultos del Hospital Mount Sinai de Nueva York (EEUU).

Moucha también afirma que “el manejo del dolor en el post-operatorio resulta clave en la recuperación temprana de la movilidad, la reducción de los efectos no deseados de los medicamentos y en la mejora de la satisfacción del paciente”.

El manejo tradicional del dolor en EEUU consistía en una bomba computarizada que permitía la analgesia controlada por el paciente, lo que, tanto con epidural como sin ella, podía provocar efectos no deseados como nausea, vómitos, retención urinaria, hipotensión…

fisioterapiaLas estrategias para el control del dolor más actuales consisten en un control multimodal que permite reducir los efectos secundarios. Ello incluye una combinación de fármacos antidoloríficos orales suministrados antes y después de la intervención, anestesia local, e inyecciones en la rodilla que el cirujano ortopédico realiza durante la operación.

Además de reducir los efectos adversos, la estrategia multimodal reduce la cantidad de narcóticos necesaria para controlar el dolor postoperatorio, la severidad del dolor, y ayuda a los pacientes a participar en la terapia postoperatoria de manera más satisfactoria.

Tal y como afirman los autores, otros aspectos que son cruciales para la recuperación de los pacientes son, el evitar el uso prolongado de opiáceos antes de la intervención ya que podrían alterar los niveles de sensibilidad al dolor, continuar con el tratamiento oral al menos durante las dos semanas posteriores a la operación, y como mencionábamos con anterioridad, un apoyo sólido por parte del entorno del paciente (familia o amigos de los pacientes).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.