Una nueva propuesta de clasificación de la artrosis primaria

Clásicamente, la artrosis se ha dividido en primaria y secundaria, entendiendo la OA primaria como una condición idiopática que se da en articulaciones previamente sanas, en ausencia de una causa desencadenante aparente. En los últimos años, un gran número de publicaciones científicas ha proporcionado una nueva perspectiva sobre la bioquímica y la biología molecular del cartílago, el hueso subcondral y otros tejidos articulares, que sugieren la existencia de diferentes mecanismos etiopatogénicos en algunos tipos de artrosis.

El papel de los estrógenos

Como te hemos contado en otros posts, los estrógenos regulan algunos procesos celulares beneficiosos en el tejido articular y parecen jugar un importante papel condroprotector en la articulación. Así, se ha demostrado la presencia de receptores de esta hormona en el cartílago, el hueso subcondral, la membrana sinovial, los ligamentos y el músculo. En la menopausia, la rápida disminución en los niveles de esta hormona provoca lesiones degenerativas en el cartílago y en el hueso subcondral, condicionando así un estado pre artrósico en la mujer perimenopáusica. Este tipo de artrosis se desarrolla en los primeros años de la menopausia y es un síndrome distinto, con claras diferencias tanto de la artrosis genética como de la relacionada con el envejecimiento.

 

Una nueva clasificación

En este sentido, G. Herrero et al. publicaron en 2009 una nueva propuesta de clasificación de la artrosis primaria dividiéndola en tres subgrupos diferenciables:

– artrosis tipo 1: determinada básicamente por factores genéticos.

– artrosis tipo 2: dependiente del déficit hormonal de los estrógenos.

– artrosis tipo 3: relacionada principalmente con el envejecimiento.

Una importante consecuencia de la nueva propuesta de clasificación es que el paradigma de la artrosis primaria como una patología con una etiología desconocida puede ser desplazada hacia el reconocimiento de que los distintos subgrupos descritos presentan diferentes implicaciones etiológicas, patogénicas y terapéuticas, y que están interrelacionados entre sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus opiniones serán siempre bienvenidas si cumplen las guías de participación que puedes leer en esta página. Al enviar tu comentario, entendemos que has leído y aceptado estas normas, basadas en el respeto, veracidad y pertinencia de los comentarios.